LA PRIMERA CONSULTA GINECOLÓGICA



No existe una edad "ideal" para la primera consulta ginecológica, sin embargo, puede ser útil si hay preguntas específicas sobre la menstruación o la sexualidad, dudas, signos de infección o ciclos dolorosos. Por lo tanto, esta primera cita está abierta incluso a adolescentes menores de edad, pueden ir acompañadas de los padres, antes o después del inicio del primer período, e idealmente antes o después de la primera relación sexual.

El ginecólogo es el interlocutor privilegiado de las jóvenes que se preguntan por sus primeras menstruaciones (o ausencia de menstruaciones), la irregularidad de su ciclo o sobre la sexualidad. Es un momento importante puesto bajo el signo de la información y la prevención.


¿CUÁNDO CONSULTAR?

Dolor en las mamas, útero o vagina, las primeras relaciones sexuales, secreciones vaginales, menstruaciones o sangrado anormal, necesidad de anticoncepción o información… Son muchos los motivos para acudir al ginecólogo. Además, desde el momento en que su hija sienta la necesidad, sugiérale que vaya a ver a un profesional, tenga 13, 16 o 19 años ... ¿Ir a ver a un hombre o una mujer? Depende de su hija elegir lo que prefiere. Algunas chicas se sienten más cómodas con una mujer, otras con un hombre. Si duda, cuéntale tu experiencia: por ejemplo, tu ginecólogo es un hombre, pero es muy gentil y muy atento ... Al contrario, solo has tenido que tratar con mujeres ... Cabe destacar que, en ocasiones, un ginecólogo con más experiencia y por tanto de cierta edad tranquiliza más a las jóvenes.


¿CÓMO SE REALIZA LA PRIMERA CONSULTA?

La primera consulta es ante todo un diálogo entre el ginecólogo y su hija. Durante la primera cita, el ginecólogo no necesariamente realizará un examen interno con espéculo, especialmente si aún no ha tenido relaciones sexuales o si la paciente no desea hacerlo. Hay otras formas menos intimidantes de hacer un examen, como una ecografía pélvica transabdominal para los períodos dolorosos o un frotis mínimamente invasivo si es necesario. Más allá de la auscultación médica, esta primera consulta es ante todo una oportunidad para que la joven haga todas las preguntas que desee sobre su cuerpo, los cambios relacionados con la pubertad, la sexualidad, la anticoncepción, infecciones de transmisión sexual, la vacuna contra el virus del papiloma, etc. Este primer contacto debe ser, en esencia, un momento de intercambio.


LA CONSULTA ENTRE 15 Y 17 AÑOS

En esta consulta se le explicará a la joven cómo funciona el ciclo menstrual, las características del ciclo menstrual si es necesario su anatomía, el mecanismo de la menstruación, las alteraciones menstruales como sangrado y dolor, el uso de toallas o tampones. El examen físico no es necesario si la joven no lo desea.

El ginecólogo es la persona indicada para informar a su hija sobre los diferentes métodos anticonceptivos que existen, sus ventajas, si son adecuados para ella, pero también sus efectos secundarios. Esta consulta brindará información sobre las diferentes formas de anticoncepción: las píldoras anticonceptivas de estrógeno-progestágeno o progestágeno solos, la píldora del día siguiente, el dispositivo intrauterino (DIU), las ampollas anticonceptivas, los parches subdérmicos.

También abordaremos el tema de las ITS (infecciones de transmisión sexual) y las posibilidades de prevención (condones, vacunas, etc.)


Y DESPUÉS, ¿QUÉ SEGUIMIENTO?


A partir de los 21 años, si la vida sexual ha comenzado, es aconsejable realizar una prueba de detección contra el cáncer de cuello uterino (mediante un frotis cérvico-uterino o prueba de Papanicolaou). La recomendación es realizar un frotis cada tres años en ausencia de factores de riesgo particulares. Pero se recomienda una consulta anual regular para hacer un balance de la salud, revisar el método anticonceptivo o hablar sobre un deseo de embarazo.


VACUNAS Y FROTIS

📣La vacuna contra el virus del papiloma humano se recomienda para todas las niñas de 11 a 14 años.


📣La detección de clamidia, una infección de transmisión sexual muy común, se recomienda de forma rutinaria en mujeres sexualmente activas de 15 a 25 años. Finalmente, el primer frotis cérvico-uterino o prueba de papanicolaou debe realizarse a partir de los 21 años, pero existe riesgo de infección desde la primera relación sexual.


📣En última instancia, si una niña sufre de menstruaciones irregulares, menstruaciones abundantes, dolor menstrual resistente a los analgésicos y si es sexualmente activa, se recomienda que sea seguida por un ginecólogo.


👉Nuestro CENTRO DE INMUNIZACIONES en el IMMN cuenta con la vacuna nonavalente contra el VPH- Gardasil®9.


👉Nuestro SERVICIO DE LABORATORIO CLÍNICO/ANATOMÍA PATOLÓGICA en el IMMN ofrece la prueba de detección del VPH (TEST DE TIPIFICACIÓN DEL VPH) y el frotis cérvico-uterino (PRUEBA DE PAPANICOLAOU)


👉Nuestro centro IMMN cuenta con paquetes de CHEQUEO INTEGRAL GINECOLÓGICO que se ajustan a tus necesidades


👉En nuestro centro IMMN contamos con servicio de LABORATORIO CLÍNICO ESPECIALIZADO y CENTRO DE DIAGNÓSTICO ECOGRÁFICO.


VISITANOS!!!



💻Para mayor información separe su cita por inbox o al 📲 (01) 487-3392 / 971 442 805

¡SEPARA TU CITA YA!

🏥Nos encuentras en Av. Universitaria 267, Urb. Tungasuca-Carabayllo.




📌Referencia: entre las Avs San Felipe y Chimpu Ocllo.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SEPARA TU CITA O CONSULTANOS 

AQUÍ

unnamed.png

O

carta.jpg

En breve nos pondremos en contacto contigo.